Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

domingo, 9 de junio de 2013

Evangélicas

(fragmento)

5.

Vestir mejores ropas que los demás,
no es tener mejor carnadura que aquellos
que las visten remendadas, como el que sube
a una torre está más alto que los otros; pero,
no es más alto, por eso, que ninguno de los otros:
trata de merecerlo todo, hasta el aire que respiras.


6.

Procura no distinguirte de tus semejantes
nada más que por lo accidental y contingente:
que antes de recibir el aplauso ajeno,
ya te hayas aplaudido tú mismo; y que
al despojarte de tus vestimentas, de tu fortuna,
de tu alto puesto y aun de tu fama, no se
vaya ninguno de tus atributos esenciales dentro de
esas cosas, como se va la piel en un parche
cáustico, o como se queda sin dientes,
al acostarse, aquel que los lleva postizos.

10.

Solamente los muy simples y los muy
pillastres juzgan a las personas según los casos,
o por el peldaño que ellas pisan o por
la situación de espíritu que ellas atraviesan:
nunca seas ni tonto ni pillo, pero
si no has nacido capaz del término medio,
ojalá que prefieras el primer extremo...
¡y seas tonto!

17.

A los hombres se les conoce
por lo que desean, no por lo que les acontece.

20.

Pero es necesario que lo sepas, una
vez por todas y para siempre: por cada nido
de águilas, hallarás en la montaña
mil cuevas de sabandijas; y casi todos
los que lloran merecerían
ser ahogados en su propio llanto.

21.

Sin embargo, y a pesar de estas
amargas filosofías: respeta a cualquier hombre,
sin aguardar a que se lo merezca;
consuela a todos los que gimen,
sin necesidad de que te presenten
la documentación de su honradez; y no
castigues a nadie; porque no es el hombre,
sino la Providencia, quien merece
el apóstrofe, la cárcel y el patíbulo.

De Almafuerte
en Nuevas Poesías y Evangélicas, Claudio García Editor, 1918.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario