Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

viernes, 25 de abril de 2014

El quinto día de una huelga de hambre

El quinto día de una huelga de hambre

Si no consigo expresar bien, hermanos, 
Lo que quiero decirles, 
Tendrán que disculparme: 
Siento algunos mareos, 
me da vueltas un poco la cabeza. 
No es el alcohol. 
Apenas, es un poquito de hambre. 

Hermanos, 
Los de Europa, los de Asia, los de América: 
Yo no estoy en prisión ni en huelga de hambre. 
Me he tendido en el césped, esta noche de mayo, 
Y los ojos de ustedes me miran de muy cerca, 
lucientes como estrellas, 
En tanto que sus manos 
son una sola mano estrechando la mía, 
como la de mi madre, 
como la de mi amada, 
como la de mi vida. 

Hermanos míos: 
Por otra parte, ustedes nunca me abandonaron, 
Ni a mí, ni a mi país, 
ni tampoco a mi pueblo. 
Del mismo modo que los quiero a ustedes, 
ustedes quieren a los míos, lo sé. 
Gracias, hermanos, gracias. 

Hermanos míos: 
Yo no tengo la intención de morir. 
Si soy asesinado, 
Sé que entre ustedes seguiré viviendo: 
Yo estaré en los poemas de Aragón 
(en su verso que canta la dicha del futuro),
Yo estaré en la paloma de la paz, de Picasso, 
Yo estaré en las canciones de Paul Robeson 
Y, sobre todo 
y lo que es más hermoso: 
Yo estaré en la triunfante risa del camarada, 
Entre los cargadores portuarios de Marsella. 
Para decirles la verdad, hermanos, 
Yo soy feliz, feliz a rienda suelta. 

De "Últimos poemas 1959-1960-1961" 
Versión de Fernando García Burillo 
(Ediciones del oriente y del mediterráneo -Madrid 2000) 

De Nazim Hikmet,
en Entre los poetas míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.20, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario