Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

jueves, 25 de junio de 2015

¡Soy!

¡Soy!

No soy más que la síntesis
De mis padres, mis hermanos,
Mis amigos del alma,
Mis abuelos;
De todos los que quise
Y de los que odié a puño cerrado;
De los que aún recuerdo
Y de los que he olvidado.

No soy más que lo que
Me dieron mis maestros,
Mis estudiantes, compañeros,
Los docentes de la UBA
Y los ídolos del pueblo.

No soy más que la síntesis
De una huella de barro
En una casa lujosa,
De un grano de oro
En la espiga de una escoba.

No soy más que una niñez
Feliz y una adolescencia complicada.
Tuve un poco de boliche
Y mucha, pero mucha, plaza
(Parque Rivadavia).
Soy en gran parte burgués,
Y tengo algo de militancia.

Socialista, humanista, peronista...
Tengo una gran parte de Evita
Y otra gran parte de Bravo.
¡Soy kirchnerista!

No soy más que
El anhelo de ser un Brecht,
Una Alfonsina, un Urondo,
Un Gelman, un Benedetti,
Un Yunque o un Galeano.

Soy lo que veo en los ojos
De mi compañera,
Y soy lo que queda
Cuando ella pestañea.

¡Soy!,
Y no puedo ser
De otra manera
Más que con Otros,
En Otros,
Y gracias a Otros.
¡Gracias!

Por Félix Sánchez Durán.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario