Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

viernes, 24 de febrero de 2017

Absurdo

Absurdo

Es absurdo pensar que los líderes no son
necesarios:
no todos los revolucionarios son tan buenos
oradores como Fidel,
ni todos tienen el valor del Che,
ni todas escriben como Ulrike Meinhof,
ni todas luchan al precio que sea como Gudrun
Ensslin.

Hoy más que nunca son necesarios líderes
que presionados por masas no puedan
corromperse
y que despejen el árduo camino
hacia el nuevo mundo imprescindible
con su ejemplo en algún campo de la lucha.

Es absurdo decir "ni de izquierdas ni de derechas"
cuando es la derecha quien nos oprime,
cuando son de izquierdas las cosas que reclaman.
Es absurdo que presionen a sus hijos
para que se labren un futuro estudiando
cuando sin luchas sociales de poco servirá.

Es absurdo que se limpien la conciencia
por pasearse en una manifestación cada dos
mes
eso donar unos euros a alguna ONG de dudosa
transparencia.

Es absurdo declararse apolítico
cuando de la política depende absolutamente
todo,
hasta el amor,
porque yo nunca podría salir con una nazi
o con una progre asquerosa del P$OE.

Es absurdo creer que este mundo absurdo
será cambiado por las buenas:
los banqueros no cederán sus trillones por
altruismo
ni porque miles de personas indignadas golpeen
cazuelas,
tampoco pondrán fin a sus guerras por exigir paz
con dibujos de colorines.

De Pablo Hasél y Aitor Cuervo Taboada,
en Veinte poemas de odio y dos corazones descuartizados, Sirte, 2011.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario